martes, 16 de julio de 2013

El tractat de lliure comerç transatlàntic (II)

Segona part de la reflexió al voltant de les dificultats que hauran de superar els negociadors del tractat de lliure comerç entre els Estats Units i la Unió Europea, en un clar context de cultures regulatòries contraposades. 

Els EUA no deixen de promulgar lleis que disfressen un enorme proteccionisme dels seus sectors industrials, mentre que els actors institucionals europeus tenen pendent d'assolir una posició comuna.

Llegir article original al 50x7 



domingo, 14 de julio de 2013

Mar de fondo en las negociaciones del Tratado de Libre Comercio

Las negociaciones del nuevo Tratado de Libre Comercio entre Estados Unidos y la UE se lanzan en Washington, en un preocupante clima de sumisión europea, como ha revelado la gestión del caso Snowden. La carga política del acuerdo es mucha, y los antecedentes extensos

En el lado europeo, Francia encabeza un grupo de 13 Estados miembros  que desean excluir al sector audiovisual del acuerdo, acogiéndose a la excepción cultural...

Continuar leyendo 

viernes, 12 de julio de 2013

Grisura ante las próximas elecciones europeas

A menos de un año para las elecciones al Parlamento europeo, la eurocámara ha adoptado una resolución para movilizar a los gobiernos y partidos políticos de los 28 países, en la recta final hasta el 25 de mayo de 2014. La idea es que las elecciones europeas no se conviertan en la típica excusa para expresar el voto de castigo al gobierno de turno (con listas cerradas a cal y canto cual cementerio de elefantes de la partitocracia). 
¿Por qué no hacer de estas elecciones una oportunidad para la valentía?

Deberían ser las elecciones que marcaran el inicio de la hoja de ruta hacia los Estados Unidos de Europa. El esfuerzo merece la pena, pero en las próximas elecciones europeas apenas habrá una novedad: los partidos propondrán sus candidatos a presidir la Comisión, órgano que quedará revestido de un carácter más partidista, lo que tiene la ventaja de que sus decisiones serán más criticadas y controvertidas, y por tanto más visibles. Pero no se ilusionen.
Esta circunstancia coincide con una oleada de euroescepticismo, magnificada por ciertos grupos mediáticos, que tendría que ver con un cuestionamiento del modelo social que se va imponiendo en la Eurozona y también con la propia presión interna que vive el Reino Unido. En ambos casos la prensa dominante se posiciona cuestionando la esencia de la UE. Un tanto curioso, cuando esa prensa nos tuvo durante años en la inopia informativa en materia política europea.
Mi crítica es constructiva, siempre, esperando lo mejor, y es extensible a los actores políticos. Cuando empiece el nuevo curso en septiembre, la opinión pública debería saber a qué atenerse, cuanto menos, a conocer los candidatos de cada partido para el puesto, que disponen de una gran ocasión para realizar una campaña a escala a europea durante esos nueve meses de campaña. No será así. Nadie está dispuesto a contarnos su historia y su proyecto europeo. Miren el calendario de las instituciones , nada cambia, los plenos de rutina, los comunicados, las reuniones en comité… nada de tournées en clave europea.
¿Por qué no un debate televisado con traducción simultánea donde Barroso, Shulz, Reding, Verhofstadt, Kroes, Cohn-Bendit, Grybauskaité, Monti e incluso González nos hablen de sus visiones confrontadas sobre la UE? Qué va. No me sorprendería que muchos de ustedes tuvieran que recurrir a Google para saber de quién estoy hablando. No les culpo. 

El ciudadano quiere "engancharse", necesita creer en Europa, se lo aseguro, pero en Bruselas, todo -y no sólo el clima- seguirá en esa grisura opaca. En esa frialdad en fondo azul de las ruedas de prensa. Todavía nos pueden ilusionar. Háganlo. Sorprende que se sorprendan de que la gente no se emocione con las elecciones europeas.
  

martes, 9 de julio de 2013

How to create jobs in a recession?

A couple of days ago seventeen EU leaders have agreed to spend 8 billion Euro to fight youth unemployment. But what will these measures mean for Europe's youth? Will they really help to create jobs in the midst of a recession?


Since the creation of the EU, we, the Europeans, have encountered many difficulties. It is worth asking ourselves whether the institutions have been able to adapt in order to tackle change efficiently. In the context of the minimisation of public expenditure due the eurocrisis, we are far from the optimal allocation of factors. Transferring monetary policy to the EU level has not strengthened its economic and social equilibrium, not even in the Eurozone. The economies of the periphery are suffering and this is a case for greater integration and for a stronger role of the European institutions. One of the biggest problems is that Southern economies need to rebalance their public finances and are unable to spend money on job-creating policies...



Further reading in One Europe and here

sábado, 6 de julio de 2013

Advertencia del BCE para evitar una década perdida

En este agitado mes de julio, en que la Unión acoge al vigesimoctavo miembro, Croacia, y ante el incipiente lanzamiento de las negociaciones sobre el acuerdo comercial transatlántico la semana entrante, leo una importante advertencia a los líderes políticos, procedente del Banco Central Europeo. 

Nos deja el francés Coeuré, miembro del Consejo Ejecutivo en Frankfurt, un discurso que llama la atención por las continuas comparaciones entre la década perdida en Japón y la actual Eurozona. Se trata de un documento perfectamente articulado donde se diagnostican los flecos pendientes para la definitiva resolución de la crisis del euro. 

La ponencia arroja dos cubos de cal y dos de arena. Entre los primeros, la preocupación por el desconocimiento sobre la cantidad de bancos zombies que pueden existir en la eurozona, que quedarían ocultos en las cifras agregadas del conjunto. Alarman, además, las carencias en la gobernanza económica de la UEM, que impiden garantizar que la supervisión funcione. Las buenas noticias son, por un lado, el compromiso definitivo de que los intereses se mantendrán bajos, al haberse descartado por parte del BCE el riesgo de inflación, y, especialmente, la confirmación de que la zona euro mantiene a lo largo de la crisis un buen nivel de productividad.

Detecto en el consejero cierta inquietud que atañe al vínculo entre las entidades bancarias y los Estados, es decir a la exposición de los bancos, mediante la compra masiva de deuda soberana a bajo interés (comportamiento idéntico al de los bancos japoneses en los noventa). Admite que este comportamiento está incentivado por las regulaciones existentes, del mismo modo que se incentiva a los gobiernos a intervenir en los bancos.

Para el BCE este círculo vicioso evita la recuperación económica en la Eurozona, ya que no se consiguen sanear ni las cuentas públicas, ni los balances de los bancos, de modo que el crédito no fluye hacia las empresas y personas, deprimiendo las economías y evitando la creación de empleo. Así se generó la década perdida en Japón.

La respuesta es, por tanto, puramente política, y consiste en que el Mecanismo Único de Supervisión (SSM, por sus siglas en inglés) pueda, primeramente, obligar a los bancos a reconocer pérdidas ocultas, forzando a que el crédito se centre en los usuarios productivos, y, en segundo lugar, eliminar los incentivos para que los bancos sean actores principales en el mercado de las deudas soberanas nacionales. 

Ello liberará recursos, que quedarán disponibles para la economía real. Sumemos un fondo común de garantía de depósitos para toda la zona euro. El BCE da la receta, el reto está lanzado, y sólo falta el compromiso político. Se espera para junio de 2014.